Image Image Image Image Image

Los lazos de amor, tercos, reviven

el romero evoca delicias invernales

la menta se expande, abraza y cuida

los geranios resisten al tiempo y las tormentas

la caléndula reina, generosa

los pensamientos vuelven, cambian, viven

el jazmín del país, ya va queriendo

la verbena, una fiesta

hasta el cactus florece como puede

pero no exageremos

la lavanda murió por causas evitables

el caracol depreda las raíces

la hiedra va invadiendo, venenosa,

toda entrada de luz

toda vía de escape

y esa araña

uy

esa araña

para mis tristezas, Violeta azul.

Florencia Ordóñez nació en Córdoba el 8 de marzo de 1977. Es licenciada en cursillos de nivelación
y posee un doctorado en abandono de carreras universitarias. Escribe, publica libros propios y
ajenos desde el sello Malasaña Ediciones, hace monólogos de humor, coordina talleres de
escritura; ha incursionado en la actuación y el teatro de títeres. También se ha desempeñado en
varios trabajos decentes de los que fue oportunamente despedida. Políticamente se define como
feminista silvestre y anarco-peronista.

Cósmica / pla
 

Cuandoo con les compañeres del blog nos propusimos expresarnos desde el tema rituales de primavera, senti-pensé compartir acerca de los propios.

Pero luego, algo en mi me llamo a conocer otros rituales. Y busque acerca de la palabra ritual, que constituye un rito. Un rito es una costumbre o acto que se repite siempre de forma invariable. Y encontré, entre otros, sinónimos como ceremonia y celebraciones.

Desde allí es que “goglee” otros rituales , los cuales me llevaron a explorar ceremonias, y entonces me encontré con la ceremonia – rito – celebración del 21 de septiembre de los pueblos originarios.

En la página del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en la parte del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas me encontré con la celebración Auti Willka Chika, la cual se presenta en el equinoccio de primavera, el tiempo de florecimiento y es cuando la pachamama se viste de colores . (Y también con el Pewv Xipantu, del 20 al 24 de setiembre, etapa o temporada en que se divide un año mapuche y se relaciona a los tiempos de brotes, coincidente con el comienzo de la primavera).

Continué buscando y llegué a la página de ACUMAR en donde encontré que el Auti Willka Chika forma parte de las celebraciones y conmemoraciones de las comunidades indígenas. Y es donde comienza el tiempo de florecimiento y el periodo de las lluvias. Además, es tiempo de Jisk’asata, (siembra) y también momento de esquilar al ganado para comenzar a hilar los tejidos. Y durante los días siguientes a su llegada, se honra la sabiduría de las mujeres ancianas.

En el facebook de Dirección Provincial de Antropología de Catamarca , menciona que esta ceremonia del Auti Willka Chika se representa en la Chakana, cruz andina que contiene el calendario ritual-agrícola. Esta cruz tiene ocho puntas en donde se expresan el número de ceremonias que se realiza en el mundo andino.

La primera es el solsticio de invierno. La segunda es la Auti Willka Chika, en el equinoccio de primavera y coincide con los botones de las flores que estallan, marca el periodo de las lluvias, se da lugar a la siembra de papa, también se inicia con la siembra de quinua, arveja y cebada, por otro lado se esquila el ganado.

Estas búsquedas, exploraciones, indagaciones para conocer otros ritos – ceremonias – celebraciones me llevaron a re-conocer nuevas maneras y modos. E incorporar en mi ser, cada vez más, los ciclos de la pachamama porque soy y somos parte de ella.

Y me detuve a senti-pensar en el agradecimiento por lo que trae cada periodo, temporada. Y alli, me detuve en las lluvias. Y quizá, a modo de rito propio, pedí. Pedí fuertemente la lluviecita -como tantos muches que los hicimos -, no solo para las cosechas y las siembras y el caudal de los ríos y lagunas y mares. Sino también por los incendios provocados, y que el agüita de lluvia nos lave y nos limpie, como humanidad, de estas intenciones de quemar la pacha de la cual somos parte.

  1. https://www.argentina.gob.ar/derechoshumanos/inai/celebraciones
  2. https://www.acumar.gob.ar/prensa/21-de-septiembre-auti-willka-chika/
  3. https://www.facebook.com/direcciondeantropologia/posts/auti-willka-chikael-gran-ciclo-de-la-cruz-andina-chakanaque-es-el-calendario-rit/2699858700033981/

Paola Lucero Antonietti – También Cósmica / pla (o viceversa) – Flor de la red flordelunar, arquitecta, ilustradora, docente, cósmica. Nacida el 2 de setiembre de 1979 en Córdoba Capital.Realiza diseños cósmicos en distintos soportes y formatos: ilustraciones, mosaico fanzines. Arquitecta que pone su mirada en la ciudad y el habitar de la ciudad, haciendo foco en el diseño participativo y colectivo Es docente del secundario en donde aprende mucho de los chicos y las chicas. / Desarrolla talleres con niños y grandes en donde la creatividad es el motor de las producciones. Y juega. Contacto: lapaocosmika@gmail.com / Facebook: Cósmica / PLA / Instagram: Cosmica.pla

Las infancias tienen un modo particular de habitar los espacios y lugares. Los dotan de lo lúdico, lo poético, lo esencial.

Desde hace algunos años, por esas cosas de la vida y de las sincronías lindas me ha tocado compartir talleres creativos y artísticos destinados a las infancias.

Y siempre, siempre, he tenido la suerte de aprender en esos encuentros. Estos aprendizajes me invitan a reflexionar acerca de las ciudades y arquitecturas para y con infancias. Observo, experimento y exploro maneras, modos, convites.

Por ejemplo, su habitar en los espacios puede ser desde bajar al piso, arrodillarse, ponerse en cuclillas, hasta corretear, dar vueltas y saltos. Y allí cambia la percepción de un lugar.

O también puede ser escuchar las voces acerca de imaginarios. Por ejemplo ciudades con gusto a helado, casas subidas a trenes, canchas de fútbol con cuatro arcos, rayuelas dibujadas en las nubes, recorridos por la ciudad montando pájaros.

Me sorprendo de la sabiduría de su cuerpo para interactuar entre y con el espacio. Y la versatilidad de adaptarse a cualquier lugar para jugar y re-inventarlo o darle otra forma o uso. De repente una mesa puede ser una casa o un montoncito de tierra una montaña para hacer piruetas o una pared es un lienzo para dibujar. (Me pregunto cuándo es que nos la olvidamos en el recorrido del tiempo y de ser adultxs).

Traen consigo la naturaleza. Porque se sienten parte de este todo. Siempre aparecen en las oralidades y dibujos: árboles frondosos, flores de las más diversas, perros compañeros, insectos gigantes y pequeños, soles de grandes rayos, tormentas bien azules, ríos y mares azules y cargados de peces, montañas imponentes, dinosaurios y dragones coloridos.

Se mueven por las veredas, las calles y las plazas en bicicletas, triciclos, caminando, corriendo, en helicópteros imaginarios o carritos de cartón. Y también con capas mágicas y con súper-poderes. Y en las marchas, son una fiesta.

Las arquitecturas se caracterizan por castillos embrujadas, panaderías floreadas con olor a medialunas, casas coloridas y con corazones, y casas de lxs amigxs y de lxs abuelxs, carritos de pancho y de choripan, cuchas de perros y de gatos, plazas y parques.

Este compartir es un recorte, un pequeño texto que expresa la sabiduría de las infancias en torno a los espacios que les gustan e imaginan. Y que me invita por un lado a re-pensar ciudades y arquitecturas con esta esencia y por otro lado a habitarlas desde estos modos.

Cuando quieran nos juntamos y nos vamos a la plaza en una nube con olor a aromito. Podemos jugar en las montañitas de tierra a rodar con el cuerpo. Y también dibujar un mural en el arenero. Ah! y después si nos da hambre, comemos. Yo elijo ir al carrito que está en la esquina de la plaza que vende ñoquis con salsa a elección. ¿Ustedes?

(La imagen Ciudad Helado es un dibujo de Catalina en un taller realizado en una escuela primaria a partir de las ciudades que nos gustan)

Ilustración: Catalina, 5to grado, Escuela Misioneros Salesianos, Alejandro Roca, 2017. Realizada en el marco de uno de los talleres del Leo Leo Qué Ves, dirigido por Paola Lucero Antonietti

Texto: Pao

Paola Lucero Antonietti – También LaPao Cósmica (o viceversa) –

Flor de la red flordelunar, arquitecta, ilustradora, docente, cósmica. Nacida el 2 de setiembre de 1979 en Córdoba Capital.Realiza diseños cósmicos en distintos soportes y formatos:  ilustraciones, trencadís -mosaiquismo-, fanzines. Arquitecta que pone su mirada en la ciudad y el habitar de la ciudad, haciendo foco en el diseño participativo y colectivo Es docente del secundario en donde aprende mucho de los chicos y las chicas. / Desarrolla talleres con niños y grandes en donde la creatividad es el motor de las producciones. Y juega.

Contacto: lapaocosmika@gmail.com / Facebook: LaPao Cósmica

  • Buenas tardes! Tenés uno que sea nene?
  • Hola! Mmm.. cualquiera puede ser nene
  • Pero casi todos tienen pelo largo
  • Hay nenes de pelo largo, pero bueno, mire, este tiene pelo corto
  • Ah pero tiene pollerita!
  • Bueno señora, este de acá tiene pelo corto y pantaloncito
  • Ay si pero la remera es rosa, no le puedo llevar ese, además tiene las pestañitas pintadas
  • Señora ya no sé qué decirle.. A mí me interesa venderle, pero pestañas tenemos todes y los colores están en el mundo para que los disfrutemos libremente, no le parece?

Quién inventó las reglas que no todxs pueden cumplir para entrar en un casillero? Quién dijo qué va aquí y qué va más allá? Quién le dio veracidad, legalidad a esas reglas? Quién pudo ser tan cruel y egoísta de coartar la pluralidad de nuestros cuerpos, de nuestra expresión de ser, de amar, de vivir? Quién le cortó las alas a nuestra diversidad? Quién nos impuso un color para no dejarnos pintar muchos más? Y mucho peor.. Quiénes cumplieron esas reglas tiranas sin oponerse, sin reaccionar, y condenaron la vida de quienes se atrevieron a desafiarlas?”

(Gabriela Mansilla – Mariposas Libres)

Imagen y texto: Sayi

Sayi Paris Cavagnaro, nació en Mendoza en 1988, pero comenzó a crecer en Traslasierra, en un lugarcito llamado El Huaico, y de ahí siente que es.
Estudió Artes Plásticas en la UNC y dibuja y baila y hace visuales acompañando músicas y cuerpas..
Hoy sigue creciendo, entre viajes y esta Córdoba que nos une, entre estxs hermanxs con lxs que crea, entre esta fuerza feminista que nos obliga a revisarnos y deconstruirnos, entre estas líneas que no paran de brotar..

Inst: sayiyisa
Facebook: Sayi Ilustraciones y otras hierbas

 

Enlazadorx de mundos

quisiera desearte

un deseo

que desearon para mi

 

Que la libertad sea tu bien más preciado.

 

Enlazadorx de mundos

quisiera que la libertad sea para todes les niñes

para todes,

que puedan explorar y ser

en las diversidades de niñeces.

 

Enlazadorx de mundos

deseo que te expandas

como las plantas silvestres.

Ilustrción y texto de Fede

Federica Jachymiak Nacida en Córdoba Capital. Artista visual. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes. Contacto: fede.jachymiak@gmail.com Instagram: @fedenbici

cada tanto necesito visitar

a la niña que soy

para que me enseñe

lo que tengo de ella

voy por un camino de tierra hasta su casa

es su infancia la que abre y me recibe

con asombro

quizá reconoce lo que tiene de mí

entonces nos quedamos hasta conmovernos

con el corazón tranquilo

la anciana que somos

un día

vendrá también

podría ser

ahora

nos miraríamos con la misma ternura

sin buscar

sabiendo

C.

Camila García Reyna nació el 27 abril de 1987 y es cordobesa criada en Cruz del Eje y Arroyito.

Escribe sobre todo poesía. Juega y por eso publica libros y recita y lee, y participa de puestas teatrales y musicales, y coordina talleres de escritura y lectura para niñes y grandes. Es Licenciada en Letras Modernas y apasionada por el mate y la comida deliciosa. Es un poco solemne, una pena, pero como se lo permite también se divierte con eso.

En este espacio de amor habrá una porción de poesía que es una forma de aprender la paz, de reconocerse, de recordarse, de entregarse, de compartirse siendo. Un deseo de encontrarse en las hermanas, de respetarse, de estarse queriendo, de respirar lo que elegimos, confiadamente, un poco más alegres cada vez.

Soy Pilar Emitxin, ilustradora y productora gráfica de Córdoba (argentina). Realizo gráficas feministas y de lucha, además de tareas de diseño y comunicación para los espacios colectivos que conforman nuestro movimiento. Cada imagen trae adentro horas de trabajo, de reflexión, de dolores, de caminos transitados por esta cuerpa que trabaja y lucha en el seno de un mundo en convulsiones. Elijo hacer mi trabajo tejiendo alianzas y redes de cuidados colectivos que pongan en jaque la fragilidad que el capitalismo y el patriarcado nos propone como forma de supervivencia, pero también que muestre otras formas de habitar y re-existir en este mundo.

galaxias, agujeros negros, estrellas fugaces

mates

circular, espiral, tridimensional

maya y venus

propio

dormir, yoga, danza

nuestros besos

sangre

caballitas y mosaicos

solar

otoño, invierno, primavera, verano y otra vez otoño

260, 11, 3, 2, 29, 16, 18, 6, 23

la montaña

ríos, mares, lluvias, lágrimas

bicicleta y caminar

lunar

Paola Lucero Antonietti – También LaPao Cósmica (o viceversa)

Flor de la red flordelunar, arquitecta, ilustradora, docente, cósmica. Nacida el 2 de setiembre de 1979 en Córdoba Capital.Realiza diseños cósmicos en distintos soportes y formatos:  ilustraciones, trencadís -mosaiquismo-, fanzines. Arquitecta que pone su mirada en la ciudad y el habitar de la ciudad, haciendo foco en el diseño participativo y colectivo Es docente del secundario en donde aprende mucho de los chicos y las chicas. / Desarrolla talleres con niños y grandes en donde la creatividad es el motor de las producciones. Y juega.

Contacto: lapaocosmika@gmail.com / Facebook: LaPao Cósmica

todos los años 

en el calendario maya

existe un día verde

un día que no pertenece al año nuevo ni al viejo

que excede los ciclos de la luna

un único día del perdón 

recuerdo de la atemporalidad

terreno fecundo de las posibilidades 

su manera es la calma el arte el amor

un día fuera del tiempo

como esta pequeña piedra arrojada al agua

generando ondas transversales

en el sueño cósmico 

C.

Camila García Reyna nació el 27 abril de 1987 y es cordobesa criada en Cruz del Eje y Arroyito.

Escribe sobre todo poesía. También juega y por eso publica libros y recita y lee, y participa de puestas teatrales y musicales, y coordina talleres de escritura y tejido para adultos, y de lectura y escritura lúdica para niños. Es Licenciada en Letras Modernas y apasionada por el mate y la comida deliciosa. Es un poco solemne, una pena, pero como se lo permite también se divierte con eso.

En este espacio de amor habrá una porción de poesía que es una forma de aprender la paz, de reconocerse, de recordarse, de entregarse, de compartirse siendo. Un deseo de encontrarse en las hermanas, de respetarse, de estarse queriendo, de respirar lo que elegimos, confiadamente, un poco más alegres cada vez.

Federica Jachymiak Nacida en Córdoba Capital. Artista visual. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes. Contacto: fede.jachymiak@gmail.com Instagram: @fedenbici

Mitad de año. Solsticio de invierno. Inti Raymi. Año nuevo maya.. Por estas fechas me pongo ritualera. 

Siempre sentí que esta época del año exigía mucho de mí, un seguir y seguir que esto recién empieza. Pero mi cuerpo, así como el clima, siempre me pide otros ritmos, un frenar a respirar profundo, a meterme para adentro y charlar conmigo un rato, a cuidarme, a reponer energías. Y normalmente este sistema, este almanaque que habitamos, no te permite frenar en mitad de Junio. 

Este año, sin embargo, es diferente. Los tiempos y los modos no los determinó ni el año lectivo, ni un tal Gregorio nosecuanto. Pero tampoco las estaciones ni las cosechas, ni el sol, ni el frío. El tiempo, y lo que hacemos con él lo está determinando un virus. ¿No les resulta loquísimo eso?

Y no estoy queriendo entrar en si está bien o mal quedarse en casa, sino que me estoy preguntando por nuestros ritmos, por lo que nos ordena la cotidianeidad, por cuánta libertad tenemos sobre nuestro tiempo, sobre cómo lo pasamos.. 

Acá en el sur vivimos en una parte del mundo que pasa por cuatro estaciones. Los árboles cambian de color, pierden sus hojas, se vuelven a vestir de fiesta para después dar frutos. Ya sé que ya lo sabemos, y muchas veces algunes tenemos la suerte de poder apreciarlo y hasta de sacar una foto que muestre la magia. Otres sufren el frío en la calle o en sus casitas con mil hendijas, o el verano matador en jornadas de 12 horas bajo el sol. 

¿Por qué dejamos durante toda la vida que el capitalismo determine nuestro tiempo? Diciéndonos que es así que funciona, que no hay nada que hacerle… y ahora un virus viene a demostrarnos que puede cambiarse. 

¿Por qué nos cuesta tanto a nosotres decidir ese cambio?


Sayi Paris Cavagnaro, nació en Mendoza en 1988, pero comenzó a crecer en Traslasierra, en un lugarcito llamado El Huaico, y de ahí siente que es.
Estudió Artes Plásticas en la UNC y dibuja y baila y hace visuales acompañando músicas y cuerpas..
Hoy sigue creciendo, entre viajes y esta Córdoba que nos une, entre estxs hermanxs con lxs que crea, entre esta fuerza feminista que nos obliga a revisarnos y deconstruirnos, entre estas líneas que no paran de brotar…


construimos una red

sumamos nuestras fuerzas

nos acompañamos

nos enredamos

creamos alianzas 

nos hermanamos 

trabajamos para sostener esa red

que nos sostiene

para nunca más estar solxs.

Federica Jachymiak Nacida en Córdoba Capital. Artista visual. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes. Contacto: fede.jachymiak@gmail.com Instagram: @fedenbici

Scroll to Top

Hacia arriba

Blog

12

Feb
2020

Sin comentarios

En ¡Hasta la victoria, always!

Por Noe Sánchez

Un horizonte para no perdernos nunca

En 12, Feb 2020 | Sin comentarios | En ¡Hasta la victoria, always! | Por Noe Sánchez

Te voy a decir qué es la libertad para mí: no tener miedo.

(Nina Simone)

El idioma de una flor / Ilustración de Federica Jachymiak

Pisar el césped. Fijar carteles. Hablar con el conductor. Portar armas. Besarse en las vías del tren. Ingresar con mascotas. Comer y beber en este sector. Tomar fotografías. Circular sin traje de baño. Fumar. Salivar. Correr. Nadar. Alimentar a los coatíes. 

¿Será que eso es la libertad? ¿Hacer todo lo que está prohibido?

Entonces, imaginemos un mundo sin prohibiciones donde cada quien pueda hacer lo que quiera, cuando quiera, como quiera, cuando quiera y si quiere. Debo confesar que lo que me estoy imaginando se parece más a una película de terror que a cualquier otra cosa. Porque ponele que para mí y para mis amigas la libertad consiste en subirse al techo, bailar en la cocina en culo y vincha o respirar hondo riendo a carcajadas. Maravilloso. Pero ponele que para mi vecino de la esquina la libertad consiste en subirse al techo con una escopeta, jugar al tiro al blanco con esas tres locas que bailan en culo y vincha en la terraza de enfrente y luego respirar hondo riendo a carcajadas. Listo, película de terror. Entonces, ¿será verdad eso de que mi libertad comienza donde termina la tuya y qué sé yo? Siempre me pareció una frase horripilante, de ese sentido común construido a base de Cadena tres y TN. Me niego. Tiene que ser más complejo. Además eso que dicen de la libertad también lo dicen de los Derechos Humanos: “¡Tis dirichis tirminin dindi quiminzin lis míis!” “¡Cállese, señora, los derechos son colectivos, indivisibles e irrenunciables!” 

Está bueno pensar la libertad como un derecho porque entonces aparece la dimensión de lo colectivo. Porque la libertad puede ser un verano al pie de la montaña, tomarse un heladito muy tranquila o sentir el viento en la cara andando en bici. Pero si vivimos en un mundo donde no todas las niñas tienen acceso a un heladito, donde las vacaciones o las bicicletas son un privilegio…entonces no vivimos en un mundo libre.

Y sí, la libertad también es un estado de la mente, una necesaria ilusión, un sentimiento de comunidad con el Cosmos, una vivencia personal e intransferible que quizás no depende del contexto. Pero vivimos en contexto y nuestro contexto es una sociedad patriarcal donde las mujeres aún no podemos decidir sobre nuestro cuerpo y somos sancionadas por abortar, por amamantar en público o por estar en tetas en la playa. Donde a las pobres, las negras, las travestis se les cierran un montón de puertas. Y si hay puertas cerradas no hay libertad. Y si el precio a pagar por abrir esas puertas es la cárcel o la muerte, menos que menos.

¿Será entonces que la libertad no existe? ¿O es sólo el nombre de un hipermercado?

No, no creo eso, para nada. Pienso más bien que la libertad es algo en construcción, que va tomando forma con cada paso, con cada decisión. Que se fortalece cada vez que superamos un miedo o desobedecemos un mandato. Cada vez que luchamos contra una injusticia o nos preguntamos por qué. Cada vez que elegimos sin miedo, o a pesar del miedo. Cada vez que la ejercitamos, como un músculo. No es un don que se nos entrega al nacer, como un regalo de hada madrina, es más bien un territorio a conquistar en lo personal y en lo colectivo. Porque una sociedad es más libre si cada vez hay más personas que tienen las posibilidades concretas de serlo. Y para eso existen dos condiciones necesarias: feminismo y justicia social.¡Hasta la victoria, always! *


*Como con todos los temas que me resultan difíciles, para escribir sobre la libertad pedí una ayudita a mis amigas. Gracias a Silvia Kowalczuk, Victoria Chabrando, Lucrecia Fernández Kuri, Carolina Montachini, Florencia Allende Dozo, Laura Ezpeleta, Virginia Rozza, Yamila, Diana Righini, Luciana Mora, Juliana Bonacci, Marina Rinaudo, Coty Urán, Jimena González Gomeza, Sol Morais, Andrea Bustos, Eliana Oliva, Humildad Ríos Escalona, Irene Díaz, Daniela Furtado, Carina Tumini, Sol Arellano, Mariana Palmero, Angela Cornejo, Valentina Rojas, Gisella Ahumada, Gladys Fernández, Gabriela Gómez, Soledad Sandiano, María Paula Peressini Peynet y Leticia Ressia por sus hermosos aportes.



Florencia Ordóñez nació en Córdoba el 8 de marzo de 1977. Es licenciada en cursillos de nivelación y posee un doctorado en abandono de carreras universitarias. Escribe, publica libros propios y ajenos desde el sello Malasaña Ediciones, hace monólogos de humor, coordina talleres de escritura; ha incursionado en la actuación y el teatro de títeres. También se ha desempeñado en varios trabajos decentes de los que fue oportunamente despedida. Políticamente se define como feminista silvestre y anarco-peronista.

Federica Jachymiak Cordobesa, artista visual, dibujante, ilustradora, escultora, autodidacta en animación. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista, disfruta de habitar en ferias, Impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes.

Contacto: fede.jachymiak@gmail.com

Instagram: fedenbici


Tags | ,

07

Feb
2020

Sin comentarios

En Poesías

Por Noe Sánchez

Nesá Asó

En 07, Feb 2020 | Sin comentarios | En Poesías | Por Noe Sánchez

en territorio guaraní

antes de la conquista

no existía la palabra libertad

porque todo era libre

porque nada era preso

esas ideas no significaban cosas

y no precisaban nombrarse

lo que era vivía en comunión

como el pulso del árbol y el latido

me dijo un día un poeta correntino que quiero tanto

en una siesta de mate

que una palabra es una pequeña muerte

una oposición

una distancia

nesá asó

dice él apareció después

cuando los españoles esclavizaron territorios de América del Sur 

imponiendo a sus habitantes éxodos kilométricos

hacia trabajos forzados

nesá asó

para decir que alguien se había soltado la cadena

que juntos lxs ataba en el camino obligado

nesá asó

y echaba a correr

C.

Camila García Reyna nació el 27 abril de 1987 y es cordobesa criada en Cruz del Eje y Arroyito.

Escribe sobre todo poesía. También juega y por eso publica libros y recita y lee, y participa de puestas teatrales y musicales, y coordina talleres de escritura y tejido para adultos, y de lectura y escritura lúdica para niños. Es Licenciada en Letras Modernas y apasionada por el mate y la comida deliciosa. Es un poco solemne, una pena, pero como se lo permite también se divierte con eso.

En este espacio de amor habrá una porción de poesía que es una forma de aprender la paz, de reconocerse, de recordarse, de entregarse, de compartirse siendo. Un deseo de encontrarse en las hermanas, de respetarse, de estarse queriendo, de respirar lo que elegimos, confiadamente, un poco más alegres cada vez.

Paola Lucero Antonietti – También LaPao Cósmica (o viceversa) –

Flor de la red flordelunar, arquitecta, ilustradora, docente, cósmica. Nacida el 2 de setiembre de 1979 en Córdoba Capital.Realiza diseños cósmicos en distintos soportes y formatos:  ilustraciones, trencadís -mosaiquismo-, fanzines. Arquitecta que pone su mirada en la ciudad y el habitar de la ciudad, haciendo foco en el diseño participativo y colectivo Es docente del secundario en donde aprende mucho de los chicos y las chicas. / Desarrolla talleres con niños y grandes en donde la creatividad es el motor de las producciones. Y juega.

Contacto: lapaocosmika@gmail.com / Facebook: LaPao Cósmica



Tags |

06

Ene
2020

Un comentario

En Ilustradoras

Por Noe Sánchez

Sembrar

En 06, Ene 2020 | Un comentario | En Ilustradoras | Por Noe Sánchez

Sembrar

tiene un encanto especial

sobre todo el día

en que se descubre que

la ramita brota.

Federica Jachymiak Cordobesa, artista visual, dibujante, ilustradora, escultora, autodidacta en animación. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista, disfruta de habitar en ferias, Impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes.

Contacto: fede.jachymiak@gmail.com

Instagram: fedenbici

29

Dic
2019

Un comentario

En Poesías

Por Noe Sánchez

Con la mano izquierda y a los ojos

En 29, Dic 2019 | Un comentario | En Poesías | Por Noe Sánchez

qué bien que no esperé a casarme

para compartir el sexo y el amor

imaginate

ni a tener pareja para ser feliz

ni a parir hijes para crear

ni a cobrar más  dinero para salir de viaje

ni a conseguir nuevo trabajo para renunciar al viejo

ni a jubilarme para descansar

ni a tener una casa propia para sembrar “mis” plantas en la tierra

qué bien

todas las veces bien

estar boyando en el espacio que me cabe

con tantas puertas abiertas

sin calcular los resultados

de flexionar un picaporte

hay formas de hacer las cosas

de ver al rededor

de asumir el tiempo

y qué mujer sería

no ésta

claro

qué bien

todas las veces bien

solo esperar el sol

la lluvia

el mar

el beso

no para ser feliz

para mojarme

C.

Ilustracioón:

Paola Lucero Antonietti – También LaPao Cósmica (o viceversa) –

Flor de la red flordelunar, arquitecta, ilustradora, docente, cósmica. Nacida el 2 de setiembre de 1979 en Córdoba Capital.Realiza diseños cósmicos en distintos soportes y formatos:  ilustraciones, trencadís -mosaiquismo-, fanzines. Arquitecta que pone su mirada en la ciudad y el habitar de la ciudad, haciendo foco en el diseño participativo y colectivo Es docente del secundario en donde aprende mucho de los chicos y las chicas. / Desarrolla talleres con niños y grandes en donde la creatividad es el motor de las producciones. Y juega.

Contacto: lapaocosmika@gmail.com / Facebook: LaPao Cósmica

Texto:

Camila García Reyna nació el 27 abril de 1987 y es cordobesa criada en Cruz del Eje y Arroyito.

Escribe sobre todo poesía. También juega y por eso publica libros y recita y lee, y participa de puestas teatrales y musicales, y coordina talleres de escritura para adultxs, y de lectura y escritura lúdica para niñxs. Es Licenciada en Letras Modernas y apasionada por el mate y la comida deliciosa. Es un poco solemne, una pena, pero como se lo permitetambién se divierte con eso.

En este espacio de amor habrá una porción de poesía que es una forma de aprender la paz, de reconocerse, de recordarse, de entregarse, de compartirse siendo. Un deseo de encontrarse en las hermanas, de respetarse, de estarse queriendo, de respirar lo que elegimos, confiadamente, un poco más alegres cada vez.

04

Dic
2019

Sin comentarios

En ¡Hasta la victoria, always!

Por Noe Sánchez

Altar

En 04, Dic 2019 | Sin comentarios | En ¡Hasta la victoria, always! | Por Noe Sánchez

“Nadie pondrá asfalto ni olvido a tu mirada,
ni a tu profunda energía mujer que me heredas.”
Pamela Valdebenito Pérez

  

En el día de muertas, quise recordar a todas las asesinadas por la violencia machista. Sobre una mesa cubierta con un mantel bordado coloqué bandejas con toda clase de alimentos, botellas de vino, jarras con agua, muchas cosas dulces: calaveritas de azúcar y chocolate, zapallo en almíbar, pan dulce con fruta, sin fruta, vegano y para celíacas. Para que sus almas se repongan luego del largo viaje. En la mesa puse también flores con nombre de mujer: jazmines, margaritas, rosas, violetas, azucenas, fresias, diamelas, iris, alelíes…también claveles rojos y nomeolvides. Para que sepan que no las olvidamos. Encendí doce velas violetas, para que su luz las guíe en el camino. Colgué papel picado de colores, para que el viento mezca sus almas y sus colores las alegren. Dejé en el altar algunos objetos: piedras de cierto tamaño, un palo de amasar, tijeras de podar y otras de costura, afiladas y brillantes; una elegante pistola calibre 22 con empuñadura de nácar que perteneció a alguna bisabuela, según dicen. Porque en el inframundo también es preciso defenderse. Luego empecé a juntar portarretratos: uno ovalado y metálico, otro rectangular de madera, grandes, chiquitos, antiguos y modernos. Pero no alcanzaron. No hay portarretrato y no hay foto y no hay memoria individual que pueda recordar los nombres de todas, los rostros de todas, sus sonrisas, sus miradas. Porque cada treinta horas una mujer, cada treinta horas una travesti, cada treinta horas una torta, cada treinta horas una niña. Cada treinta horas una que salió sola, que usaba el vestido corto, que no se la vio venir, que se metió en una calle oscura, que tenía al enemigo en su casa, que se atrevió a desobedecer. Cada treinta horas una y otra y otra más mientras corto el pan dulce y otra más mientras pongo las flores en agua y así no hay altar ni memoria que alcancen.


Entonces recordé que la memoria es colectiva. Que la mujer que no es recordada en este altar, lo será en aquel o en aquel otro. Que todas mis tus nuestras muertas piden justicia y respeto. Justicia y respeto por las muertas, las vivas, las sobrevivientes en cada calle de esta ciudad y de este país y
de este mundo. Que cada noviembre se encienden los altares y se marcha por las calles y se pintan las paredes para repetir como una oración:


Se va a caer
Lo tiramos
Ni una menos
Se va a caer
Lo tiramos
Ni una menos
Se va a caer
Lo tiramos
Ni una menos
Hasta la victoria
Siempre.

Florencia Ordóñez nació en Córdoba el 8 de marzo de 1977. Es licenciada en cursillos de nivelación y posee un doctorado en abandono de carreras universitarias. Escribe, publica libros propios y ajenos desde el sello Malasaña Ediciones, hace stand up, coordina talleres de escritura; ha incursionado en la actuación y el teatro de títeres. También se ha desempeñado en varios trabajos decentes de los que fue oportunamente despedida. Políticamente se define como feminista silvestre y anarco-peronista.

 

Federica Jachymiak Cordobesa, artista visual, dibujante, ilustradora, escultora, autodidacta en animación. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista, disfruta de habitar en ferias. El impulso es el amor por la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes.

Contacto: fede.jachymiak@gmail.com

Instagram: fedenbici

25

Nov
2019

Sin comentarios

En Poesías

Por Noe Sánchez

Con “mis” muertxs

En 25, Nov 2019 | Sin comentarios | En Poesías | Por Noe Sánchez

ya no creo en el cielo ni en el infierno

dudaría incluso de las reencarnaciones

como postura

para atender ahora

qué importa a dónde van

si van

lxs muertxs

no me preocupa si la pasarán mejor

aunque peor me cuesta imaginar

de más está decir

existen

estarán en lo exacto

como la estrella y el pez

la luz

los agujeros negros

   

no alcanzo a conocer su empuje ni su estela

apenas interpreto

percibo circunstancias

ninguna claridad

pero con “mis” muertxs

privadxs públicxs

voy ligandome

como una flor a un jardín

les doy margen en la memoria del agua que me nutre

les celebro

les dedico

esta manera de ser vida

con su perfecta porción de muerte

ineludible

el mismo vestido

hilvanado

con igual aguja

felices todos nuestros días

como los días del mar

que merece la orilla

sin dilaciones


C.

Camila García Reyna nació el 27 abril de 1987 y es cordobesa criada en Cruz del Eje y Arroyito. Escribe sobre todo poesía. También juega y por eso publica libros y recita y lee, y participa de puestas teatrales y musicales, y coordina talleres de escritura y tejido para adultos, y de lectura y escritura lúdica para niños. Es Licenciada en Letras Modernas y apasionada por el mate y la comida deliciosa. Es un poco solemne, una pena, pero como se lo permitetambién se divierte con eso. En este espacio de amor habrá una porción de poesía que es una forma de aprender la paz, de reconocerse, de recordarse, de entregarse, de compartirse siendo. Un deseo de encontrarse en las hermanas, de respetarse, de estarse queriendo, de respirar lo que elegimos, confiadamente, un poco más alegres cada vez.

Paola Lucero Antonietti – También LaPao Cósmica (o viceversa) – Flor de la red flordelunar, arquitecta, ilustradora, docente, cósmica. Nacida el 2 de setiembre de 1979 en Córdoba Capital.Realiza diseños cósmicos en distintos soportes y formatos:  ilustraciones, trencadís -mosaiquismo-, fanzines. Arquitecta que pone su mirada en la ciudad y el habitar de la ciudad, haciendo foco en el diseño participativo y colectivo Es docente del secundario en donde aprende mucho de los chicos y las chicas. / Desarrolla talleres con niños y grandes en donde la creatividad es el motor de las producciones. Y juega. Contacto: lapaocosmika@gmail.com / Facebook: LaPao Cósmica

Tags | ,

10

Nov
2019

Sin comentarios

En Invitadxs

Por Noe Sánchez

0% grasas – 0% calorías

En 10, Nov 2019 | Sin comentarios | En Invitadxs | Por Noe Sánchez

La industria textil y de la moda nos han impuesto parámetros y estereotipos acerca de cómo debemos vestirnos, como deben ser nuestros cuerpos, nuestras pieles. 

Nos muestran fotos de mujeres irreales, de situaciones casi irrisorias y desestimantes de nuestras cuerpas reales: menstruantes, gestantes, creadoras, posibilitadoras, emancipadoras….

Pues bueno, la industria alimentaria hace lo mismo.

En los productos  que se ofrecen en las grandes cadenas alimenticias la mayoría o gran parte de estos rotulan: 0% grasas – 0% calorías.

             O sea: 0% de vitalidad – 0% de amor propio.

Como pretenden que cualquier ser humano pueda vivir sin ingerir calorías??.  NECESITAMOS calorías para vivir!!  Las calorías son el combustible de nuestro cuerpo, debemos incorporar diariamente cierta cantidad de calorías para que el cuerpo las emplee en  funciones vitales y fundamentales.

Y NECESITAMOS grasas que alimenten nuestro cerebro para poder así pensar, poder cuestionar y discernir estos mensajes monstruosos…

Más allá del cuestionamiento que pueda realizar acerca de si lo que ofrece la industria alimentaria puede considerarse alimento (de hecho yo no creo que lo sea);  lo que pongo en cuestión es estos rótulos  de 0% cualquier cosa.

Porque a esta altura, todas sabemos muy bien cómo comunicar, cómo influenciar y cómo convencer  con las imágenes. Y si detrás de estas imágenes hay millones de dólares en intereses, el poder para comunicar es muy poderoso.

Y así estamos, por un lado una industria que nos dice a quién nos deberíamos parecer y como deberían ser nuestros rostros y por el otro lado otra que nos dice que seamos un 0.

Hay infinitos números, infinitas posibilidades de alimentarse, de crearnos, de reinventarnos, de nutrirnos. Elijamos 1, 2, 10, la cantidad de números que querramos.

Hay infinitos alimentos provistos por la madre tierra, que se nos ofrecen generosamente; alimentos desprovistos de procesos industriales y que contienen calorías y grasas saludables y vitales.

Elijamos con libertad y amor opciones que nos enriquezcan y nos abran a la posibilidad de construir lo que decidamos y deseemos ser.

Virginia Basualdo

                                                                                                                                         Instagram: @lamujermaiz

11

Oct
2019

Sin comentarios

En ¡Hasta la victoria, always!

Por Noe Sánchez

Canción de Alicia en la ciudad –

En 11, Oct 2019 | Sin comentarios | En ¡Hasta la victoria, always! | Por Noe Sánchez

Columna: Hasta la victoria, Always!

Y al amanecer, armados de una ardiente paciencia, entraremos en espléndidas ciudades.

(Arthur Rimbaud)

Cuando los cronopios van de viaje, encuentran los hoteles llenos, los trenes ya se han marchado, llueve a gritos, y los taxis no quieren llevarlos o les cobran precios altísimos. Los cronopios no se desaniman porque creen firmemente que estas cosas les ocurren a todos, y a la hora de dormir se dicen unos a otros: “La hermosa ciudad, la hermosísima ciudad.” Y sueñan toda la noche que en la ciudad hay grandes fiestas y que ellos están invitados.

(Julio Cortázar)

Me gusta inspirarme en otros textos para escribir. Y para pensar en las ciudades, pensé en el joven Arthur Rimbaud, escapando de su casa a los dieciséis años para llegar a París, una ciudad tan fascinante como peligrosa, que después de atravesar la guerra franco-prusiana y permanecer sitiada durante cuatro meses, se sublevaba contra el imperio napoleónico y daba comienzo a la Comuna de París, uno de los procesos revolucionarios más importantes (pese a su corta duración) del siglo XIX (1). También pensé en los cronopios de Cortázar tan idealistas y humanos, soñando con ser invitados a grandes fiestas. Pero sobre todo pensé en Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll.

Resulta que en una aburrida y predecible tarde inglesa y victoriana, esta niñita se pone a perseguir a un conejo blanco que lleva reloj y guantes, se cae un pozo de siete kilómetros de profundidad y allá abajo descubre un mundo de maravillas a las que sólo podrá acceder si tiene el tamaño adecuado.  “¡Qué ganas tenía de salir de esa oscura sala para pasearse por entre aquellos macizos de flores de colores vivos y por entre aquellas frescas fuentes! Pero no podía pasar la cabeza por la puerta.” Así Alicia empieza a probar bebidas, pastelitos y hongos mágicos que la hacen aumentar o disminuir de tamaño, con tan mala suerte (o tan poca información) que cuando logra ser tan pequeña como para pasar por esa diminuta puerta que la conducirá al espléndido  jardín, descubre que no tiene la altura necesaria como para alcanzar la llave que está sobre la mesa. Después de fracasar por exceso o por defecto, quedar atorada en una casa de la que no puede salir por ser demasiado grande, nadar en un charco hecho de sus propias lágrimas y hasta dudar de su propia identidad, Alicia va generando estrategias para adaptarse cada vez mejor a esos espacios y transitar sin peligro ese mundo de maravillas.

Esto me ha hecho pensar en cómo las personas, pero en especial las mujeres y disidencias, transitamos la ciudad: “Tengo que ir de acá hasta acá, ¿voy caminando? Ok, pero no con esta ropa, mejor algo con bolsillos y ahí pongo el celular y las llaves por si me vuelven a robar la cartera ¿Por dónde es más corto? Por esta calle, pero no, mejor voy por la avenida porque hay más luz y en la esquina están esos tipos que te dicen cosas, así que por ahí mejor no paso ¿Y si voy en colectivo? Ah, pero por acá no te cargan la tarjeta en ningún lado. Bueno, le pido a alguien, aunque a veces el chofer te hace quilombo por eso y ojalá no venga lleno porque no me aguanto ir toda apretujada y los caños esos que ponen para agarrarse están muy altos…”

Adaptarnos al espacio, hasta el punto de vulnerar nuestra identidad.

¿No sería más fácil que la ciudad se adapte a nosotres?

No, no es fácil, pero tampoco es imposible. Hacen falta conciencia, empatía, voluntad política, presupuesto, personas en espacios de decisión que escuchen las necesidades de quienes habitamos las ciudades todos los días, ciudadanas y ciudadanos que, lejos de adaptarnos, exijamos, demandemos, gestionemos, disputemos, defendamos plazas, iluminación, semáforos, árboles, bicisendas, rampas, espacios de recreación y deportes,  transporte público digno y todas las cosas que se nos ocurran para que las ciudades sean espacios amigables, seguros y bellos; estés en el centro o en el barrio más periférico, seas mujer, varón, transexual, joven, viejo, niñe, ciega, te movilices a pata, en transporte público, en bicicleta, en skate o en silla de ruedas.

Que la ciudad sea una fiesta a la que todes estemos invitades.

¡Hasta la victoria, always!

1- Les recomiendo el libro La Comuna de París, de Louise Michel, una figura emblemática del feminismo y la lucha obrera.

Sayi Paris Cavagnaro, nació en Mendoza en 1988, pero comenzo a crecer en Traslasierra, en un lugarcito llamado El Huaico, y de ahí siente que es.
Estudió Artes Plásticas en la UNC y dibuja y baila y hace visuales acompañando músicas y cuerpas..
Hoy sigue creciendo, entre viajes y esta Córdoba que nos une, entre estxs hermanxs con lxs que crea, entre esta fuerza feminista que nos obliga a revisarnos y deconstruirnos, entre estas líneas que no paran de brotar..Inst: sayiyisa
Facebook: Sayi Ilustraciones y otras hierbas

Florencia Ordóñez nació en Córdoba el 8 de marzo de 1977. Es licenciada en cursillos de nivelación y posee un doctorado en abandono de carreras universitarias. Escribe, publica libros propios y ajenos desde el sello Malasaña Ediciones, hace stand up, coordina talleres de escritura; ha incursionado en la actuación y el teatro de títeres. También se ha desempeñado en varios trabajos decentes de los que fue oportunamente despedida. Políticamente se define como feminista silvestre y anarco-peronista.

05

Oct
2019

Sin comentarios

En Poesías

Por Noe Sánchez

Ciudad

En 05, Oct 2019 | Sin comentarios | En Poesías | Por Noe Sánchez

soy mi ciudad

mi barrio

mi casa

me traspasa un río

me surca

me bordea

la tierra

con sus millones de años

y su pasto incipiente

nuevísimo

en mi pelo las flores de los árboles

porque también soy árboles

y gorriones

y hormigas

y abejas felices con la primavera

soy mi bici por las calles

entre los autos

al sol

los pomelos y las mandarinas

los poemas que se dicen

en un bar

un teatro

una escuela

una ronda de fuego o de vino

la canción que canta alguien que quiero tanto

la voz de otre que no conozco

las vecinas que viven dentro de los edificios

los vecinos que viven afuera en las veredas

los kioscos de diarios y revistas

las terminales

los colectivos que me llevan lejos

los servicios de paquetería

las empresas de correo

les vendedores de alfajores

una niña con un vestido de tul cruzando la calle con su madre

también soy su madre

los clubes

cantidades de mariposas

una isla y sus patos

las plazas y los parques

algunos secretos nunca tan secretos

conmovedoras sorpresas

comedores peruanos

una cajita mágica de teatro diminuto y sus espectadores

librerías y libros

la lluvia a la intemperie

perros y gates

mis amigues y sus abrazos

las personas que me gustan

les aprendices

les enseñantes

los costureros

las albañiles

les bailarines

las cineastas

los cocineres

el mate con cascaritas de naranja

las ferias agroecológicas y feministas

un guiso compartido

lo que me agrada 

lo que no me agrada

contamino

oxigeno

beso en la raíz

soy mi ciudad

mi barrio

mi casa

abiertas las tardes

el corazón

la sombra

disponibles

y me salva un río

C.

Federica Jachymiak Cordobesa, artista visual, dibujante, ilustradora, escultora, autodidacta en animación. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista, disfruta de habitar en ferias, Impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes.

Contacto: fede.jachymiak@gmail.com

Instagram: fedenbici

Camila García Reyna nació el 27 abril de 1987 y es cordobesa criada en Cruz del Eje y Arroyito.

Escribe sobre todo poesía. También juega y por eso publica libros y recita y lee, y participa de puestas teatrales y musicales, y coordina talleres de escritura y tejido para adultos, y de lectura y escritura lúdica para niños. Es Licenciada en Letras Modernas y apasionada por el mate y la comida deliciosa. Es un poco solemne, una pena, pero como se lo permitetambién se divierte con eso.

En este espacio de amor habrá una porción de poesía que es una forma de aprender la paz, de reconocerse, de recordarse, de entregarse, de compartirse siendo. Un deseo de encontrarse en las hermanas, de respetarse, de estarse queriendo, de respirar lo que elegimos, confiadamente, un poco más alegres cada vez.

28

Sep
2019

Un comentario

En Ciudad y Arquitectura

Por Noe Sánchez

Ciudad

En 28, Sep 2019 | Un comentario | En Ciudad y Arquitectura | Por Noe Sánchez

Yo crecí en Traslasierra, en el medio de la nada. A cierta edad necesité salir de acá. Para crecer tenía que perderme en el anonimato citadino, encandilarme de luces, chocarme con el capitalismo a cada paso, aturdirme de información. Y de esa mezcla surgió la magia. La ciudad nos pone frente al monstruo todo el tiempo y aprendemos a conocerle los patios, los pasajes arbolados, a encontrarnos las tribus. Crear se vuelve una necesidad, una forma de resistencia, de ponerle color y monte a tanto cemento. Nos juntamos, tomamos las calles, marchamos, bailamos, hacemos brotar música y poesía de las alcantarillas. Creamos para no explotar. Y cuando el monstruo parece gigante, nos tomamos un bondi hasta algún río, respiramos, juntamos fuerzas y volvemos a la carga, armades de amor y arte, plantando semillas por todos los barrios.. Hoy me encuentro de nuevo en Traslasierra, viviendo en el medio de la nada y descubrí que esa nada respira vida, ritmos lentos que marcan las estaciones, sonidos y colores que saben volverse música, noches tranquilas que transito sin miedo, mirando las estrellas.. Muchas veces me siento dividida, creyendo que tengo q elegir una cosa o la otra, extrañando la ebullición de esa ciudad que siento tan mía, o la calma de estas sierras.. Pero sé que en mi, es de la mezcla que surge la magia.

Sayi Paris Cavagnaro, nació en Mendoza en 1988, pero comenzo a crecer en Traslasierra, en un lugarcito llamado El Huaico, y de ahí siente que es.
Estudió Artes Plásticas en la UNC y dibuja y baila y hace visuales acompañando músicas y cuerpas..
Hoy sigue creciendo, entre viajes y esta Córdoba que nos une, entre estxs hermanxs con lxs que crea, entre esta fuerza feminista que nos obliga a revisarnos y deconstruirnos, entre estas líneas que no paran de brotar..

Inst: sayiyisa
Facebook: Sayi Ilustraciones y otras hierbas