Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Blog

05

May
2019

Sin comentarios

En Arquitectura

Por Noe Sánchez

Mujeres y ciudades

En 05, May 2019 | Sin comentarios | En Arquitectura | Por Noe Sánchez

Resulta que me encontré ahí. Habitando ese espacio. Encontrándome con otras mujeres también habitando.
En un momento, en el patio de la facultad de arquitectura urbanismo y diseño, como en un foro, en ronda griega, circular, compartiendo lo que individual o colectivamente se está haciendo desde arquitectura y urbanismo desde el feminismo: investigación y extensión,  mapeos de violencia y genero en espacios púbicos, propuestas de ciudades del deseo, grupas que denuncian violencias de género en la FAUD – UNC, la visibilización de la labor de arquitectas que quedaron “detrás” de nombres de hombres, la ocupación de espacios para ser escuchadas, imponerse y luchar, la motivación de la alegría del encuentro y la posibilidad de estar.

En otro momento me encontré en el pabellón Venezuela, en el auditorio Marielle Franco (la piel de gallina al ver su nombre en ese espacio y dar voces ahí) escuchando a Anelise Melendez de red hábitat Bolivia, Zaida Muxi de escuela superior técnica de Barcelona y Ana Falú de red mujer hábitat. 

Anelise nos compartió practicas y experiencias de mujeres bolivianas en la construcción. La lucha por insertarse en un ámbito machista como esta actividad y trabajo. Sus búsquedas de igualdad de derechos en relación al pago y la calificación de trabajo, al reconocimiento de sus labores – como mano de obra calificada-. El desarrollo de herramientas legales y sociales que protejan a las mujeres constructoras de acosos sexuales y violencia de género en este ámbito. Ganar espacios en el las esferas privadas como así también en las públicas: mujeres constructoras de vivienda para el estado, mayor oferta de vivienda para el género femenino, capacitación para autoconstruir sus viviendas.

Zaida nos compartió su mirada de investigadora en relación a pensar ciudades feministas, en el contexto actual de ciudades pensadas y planificadas desde la esfera productiva capitalista y patriarcal, como diría en un video que circula en facebook de Adriana Guzmán, hermana aimará, feminista comunitaria boliviana: la mujer en la casa que realiza todas la actividades de la casa para dejar “libre” al hombre – y en algunos casos lavarle y plancharle su camisita blanca – para que desarrolle actividades a ese sistema.

Compartió desde ahí, las ciudades y en esas ciudades las casas en donde la mujer hace y hace y hace un trabajo que no es reconocido y que en muchos casos no le deja tiempo para el disfrute y el placer y/o sus propias actividades gustosas. Toda la red de movilidad que hace una mujer en relación a llevar/trae a hijo/a a sus actividades, las compras para la casa, el intercambio de productos que pueda elaborar y/o vender aportando a la economía familiar, si va de acá para allá para ir a formarse o estudiar – y en ese sentido, donde deja sus hijes -.

Y por otro lado la cosificación de la mujer en el espacio público, por ejemplo en las  publicidades, y que luego eso se refleja en los acosos. O espacios públicos a los que les falta mucho en sus diseños para albergar a las mamas que llevan a sus hijes a las plazas, o recintos para dar la teta o cambiar un pañal.

En este sentido es que promueve las ciudades feministas que contemplen estas redes, estas vivencias, las inclusiones y los cambios. Ciudades desde esta perspectiva: Holística, pragmática, inclusiva, creativa, que son propias de las mujeres en su accionar diario.

Ana, las presento e hizo el cierre en donde posibilito y abrió las puertas para seguir reflexionando y las preguntas y las invitaciones a continuar intercambiando pensares, sentires y deseos.

Y otro momento. Rondas entre el pasto y los arboles. Mesas de diálogos e intercambios entre la naturaleza de la ciudad universitaria. Entre los tentempié de las producciones de las F.U.E.Ga.S. (Feria Gastronómica en el Pabellón Venezuela). Construimos y compartimos saberes, vivencias, sentires acerca de cuerpo/territorio, casa/territorio, barrio/territorio,  cuidad/territorio. Escribimos en viñetas hechas por Emitxn (una cumpa ilustradora) en donde reflejamos lo construido en las rondas:

Lo que significa el pañuelo verde además de la lucha por la ley del aborto, sino también que comenzó a ser  referencia de pedido de ayuda, acompañarse, preguntar, conocernos.

Que las facultades el tema de género sea transversal e inherente a la especificidad de las materias.

Considerar los tiempos para mujeres con niñes en la formación y/o participación en los espacios de producción, dejar de mercantilizar el tiempo.

La casa como el espacio de libertad para algunas y para otras el espacio de la violencia y las violaciones.

Las redes de mujeres en los barrios y la ciudad, construirlas, fortalecerlas, repensarlas y re-construirlas.

La necesidad urgente de una agenda feminista en la ciudad.

Cantamos: alerta! alerta! que camina la lucha feminista por América latina!.

La huella marcada en nosotras de los pañuelos blancos y las abuelas

La importancia de la sororidad: abrazarnos, darnos tiempo para el disfrute y placer

La E.S.I: que se aplique y sea una herramienta en las escuelas.

Los colectivos y personas que ya dejaron sus marcas por ejemplo Ni una menos, o la Milagro Sala.

Las luchas, las conquistas y los espacios en que todavía nos tenemos que hacer lugar, porque no nos fue fácil, pero acá estamos y seguiremos haciéndonos lugar.

Luego, todo esto y más -mucho más- se localizo en un mapa de Latinoamérica con fueguitos, espejos, acciones, luchas, historias.

Todo esto es parte también de que se está cayendo el patriarcado. Y por eso ya estamos pensando en lo que está siendo y se viene en relación al feminismo.

Ahí además: abrazos, nuevas compañeras y el re-encuentro con las que ya venimos siendo cumpas, notas, mails y teléfonos para seguir en contacto y en red. Algo así, fue mi habitar en el este seminario-taller. Y como soy parte de esta red de flores lunares, Flor de Luna también estuvo.   

(Relatorio de una vivencia en el III Seminario taller Mujeres y ciudades. [In]justicias territoriales. 4 al 6 de Abril. 2019.)

Paola Lucero Antonietti Flor de la red flordelunar, arquitecta, ilustradora, docente, cósmica.

29

Abr
2019

Sin comentarios

En Amor

Por Noe Sánchez

El amor libro

En 29, Abr 2019 | Sin comentarios | En Amor | Por Noe Sánchez

M-  Amiga, ¿no te parece que “el amor libre” se convirtió en una especie de nuevo dogma invitándonos a la nueva era de les “milenian”? ó sea las nuevas formas de practicar los vínculos en “libertad/moda”. Para mi es medio irresponsabilidad afectiva. Deja de importar qué le pasa a la otra persona.

Yo creo que está muy bien el desapego, es nuestro futuro y salvavidas, pero  la infantilización y descalificaciónde las formas aprendidas, o “anteriores“, como los celos, la monogamia…  ¿no te parecen lugares soberbios?  Como que los chabones – lis chabinis- la tienen reee clara ahora de repente, son reeee libres y pro aborto, y cuando a una le pasan cosas, se ponen en una media jede y te dicen cosas como “ yo aspiro a una relación en la que nos podamos contar lo que vivimos con otres y sintamos alegría por lo que cade une esta viviendo”

M-C: … jajajajajajaajajaj

C- Sí, y no vaya a ser que te sientas un poquito triste al respecto por “no ser tan libre como elles”. Te mandan a freír churro.

M- Sí,  hay que desapegarnos de todo eso…

C- ¿Qué es eso del desapego amiga?

M- Y, el desapegarse, sacarse las formas pasadas.

C- Ay todo esto de lo neo liberal me tiene harta, leamos a Butler. ¿Desapegada de qué? ¿Qué promete el desapego?

M- Y, la libertad absoluta, porque una tiene costumbres y dogmas, formas que tenemos que sacarnos.

C- ¿Acaso nos promete estar más cerca de nuestros deseos?, ¿Deseos de quiénes propios/ individuales… o más que propios, individuales?

M-(La M con voz de loca suelta)  Ai no sé amika, SHO me tengo que desapegar de todo, de todo, todito, me desapego de mi familia, de los vínculos de caca, me desapego también las pestañas, porque si no se me meten mientras duermo,  de la peluca, las uñas postizas porque con eso no se puede todo el tiempo.

C- BUENOO mas que desapegada vos estas DESpegada mi amor…

M- Bueno, pero ¿cómo es eso del desapego?

C- Viste que ahora a todo el mundo se le da por ir a yoga y hablar de desapego, como una formula nueva de conquistar un “YO SOY”, que anda a saber a dónde se fue o a dónde lo hemos dejado. O quizá nunca lo hemos tenido del todo, y eso sí sería terrible, porque estaríamos proponiéndonos construirlo o en todo caso fortalecer ese “YO” a través del desapego.

M- Pero eso está buenísimo.

C- ¿Por qué está buenísimo?

M- Y,  porque nada “ES”, todo se construye .

C- Pero ¿qué querés construir?

M- Lo que soy, todos los días…o lo que quiero ser.

C- ¿Por qué necesitas construirlo?

M- ¿CÓMO QUE POR QUÉ? Se construye una todos los días…o no?

C- Es cierto, ¿cómo te construís amea?

M- Ay no sé , basta de esta conversación…

C- Pero ¿cómo te construís che culeaa?

M- Y, hago como si leyera y me quedase en el cerebro lo que leo y vivo diciendo lo que leí como si ya lo hubiera internalizado jajajaja no, era broma.

C- ¿A quién le hablás cuando decís?

M- Ay, tan seria te tenías que poner. La chica de las preguntas profundas.

C- Gila, no me pongo seria, me pongo triste. Porque estas acá hablando con migo, conversando y me decís que vos sos lo que decís de lo que leés, lo que vestís, bestiás, amás, cogés, odiás y me vas a decir que lo haces solita?

M- Que ¿qué hago solita?

C- Caminar, leer, vestir, trabajar, ¿no hay nadie alrededor tuyo cuando haces todo eso? ¿Te vestís para mirarte vos a vos misma al espejo?

M – Sí y no, soy consciente de que voy a ver a personas en determinados lugares y que no puedo ir de cualquier forma con cualquier aspecto (por suerte me di cuenta).

C- Ay sí, tan discreta que sos…Yo te veo reactiva a los modos en que te “tendrías que” vestir, hablar, expresar, pensar, sentir, cantar…

M- ¿Reactiva?

C- Reaccionaria

M- Bueno gracias ¡Comamos los porotos que ya están listos!

C- O sea me refiero que cuando nos vestimos, leemos, no lo hacemos solo por deseo propio, individual, lo estamos haciendo comunicando y teniendo en cuenta múltiples interlocutores. La vecina, el quiosquero, el chofer de colectivo, la oscuridad de la calle cuando volvamos, compañeres de trabajo, entonces desapego ¿de qué?, ¿cómo te desapegas? ¿Cómo te des pegas de les otres? Esta idea pos moderna y neo liberal individualista, desligada del resto, que solo importas vos y nadie más, que te hace renegar de todo tu pasado como si lo nuevo saliese ¿de dónde? ¿DEL FUTURO?

M- enton…

….

entiendo, que más que “desapegarnos” como forma de “salvarnos” es un reconciliarnos con todo, y ser conscientes de cómo nos vinculamos y qué tratos queremos construir…

gracias C

C – ………… bueno     …       ¿Y los porotos? , ¿le pusiste repollo a los porotos?

María José Brizuela, llamada “La Fe” por algunes, es nacida en córdoba en 1995 de madre peruana y padre gitano-argentino, criada en Lima Perú vivida en la cordillera post apocalíptica, estudió violín en los semáforos, recibida en la universidad de la supervivencia,  participa del teatro como música en escena , toca sus composiciones musicales en bares y centros culturales donde sus creaciones son tocadas desde esa niña que es , que fue, y empaña de realidad trava cada nota, ilustradora, yuyera, buscadora sin fin.

 

 

 

 

 

26

Abr
2019

Sin comentarios

En Amor

Por Noe Sánchez

Un pájaro rebelde

En 26, Abr 2019 | Sin comentarios | En Amor | Por Noe Sánchez

“Lo difícil no era desatar la bestia

Lo difícil es qué hacer con las cadenas

cuando caen en desuso”

(Mariela Laudecina / Luis García, Luna en escorpio)

 

La verdad, estaba un poco confundida con esto del amor. O sea, puedo afirmar; con la sabiduría que me da el fracaso, que más o menos me imagino qué tipo de cosas NO son el amor: el amor no es el matrimonio, no es la pareja heterosexual y monogámica, no es  hacer cola en un restaurante porque es San Valentín, no es la maternidad, no es una poción mágica que te salva del dolor de vivir en este mundo, no es la justificación para un femicidio, ni siquiera para un portazo o una escena de celos. Tampoco es tinder. “Muy lindo todo, Flor, te quedó re feminista y deconstruído el párrafo, pero es más complejo todo”, me dijo esa voz interna que cada tanto me habla en segunda persona. Y tenía razón. Porque ninguna de esas realidades que nombro SON el amor; pero también puede existir amor ahí. “En el femicidio no, bestia, ¿de verdad vas a poner eso?” Ok, ok, en el femicidio no, pero en todo lo otro sí puede haber amor. No siempre. No necesariamente. Pero puede haberlo.

A todo esto ya estaba en una fecha muy límite para subir algo al blog y no quería que la vocecita esa me siguiera taladrando el cerebro, así que hice una encuesta en redes sociales “¿Qué es para ustedes el amor?”

Hubo muchas respuestas. Creo que es un tema que no nos deja indiferentes y eso me gusta: “el amor es el hogar, llegar a casa, algo calentito como un fuego en invierno que entibia y no quema, el olor de los niños, el gato que te espera en la puerta.” O sea, el amor sería algo así como ver infinitos capítulos de la familia Ingalls tomando un té de yuyos mientras afuera llueve y el gato ronronea.  Seguí leyendo: “Bailar, viajar, el vino, la revolución, una juntada feminista, el pueblo en lucha, tantas cosas como saltos al vacío nos imaginemos.” Interesante, a ver qué más me dicen: “Obsesión mutua, patología, bipolaridad.” Acá ya se parecía más a una película de terror la cosa, pero descubrí algo interesante a medida que iba leyendo: si bien el amor puede ser amor a una misma y manifestarse en acciones como auto regalarse libros; el vínculo con otros /otras es lo que más nos interpela cuando hablamos de amor: “Compartir, comunidad, amiga, hermana, empatizar, cebarle mate a personas que no conocemos, cuidar y que te cuiden, construcción social, aprender, dar, un espejo.”  Y si hay un vínculo con otras/ otros, esperamos que sea desinteresado y transformador. Aunque la idea de reciprocidad también parece ser importante. Estaba casi casi arribando a una conclusión cuando me encontré con esta desconcertante respuesta: “Coso”.

Y sí, quizás el amor sea como la palabra “coso”, que nadie sabe bien que significa; pero sabemos cómo usarlo y para qué. La cuestión sería que ese significado que le damos al coso sea funcional a nuestros deseos y que podamos compartirlo con otros cosos. Salvo que mucho no nos interese el vínculo humano y entonces coso.

Después de leer todos estos interesantes aportes y muchos otros que no incluí acá por cuestiones de espacio y síntesis, tomé dos decisiones: la primera, aprenderme L’amour est un oiseau rebelle”, mi aria favorita de la ópera “Carmen” (sí, vocecita, escucho ópera. Y sí, me hago la cantante de a ratos). La segunda, volver a terapia. No para que me den una respuesta, más bien para poder construir la mía. Que sin dudas estará impregnada por mis vínculos con otras y otros, pero que necesariamente debe separarse de ciertos discursos hegemónicos que reproducen paradigmas caducos y que causan muchísimo sufrimiento. La idea de amor que muchas y muchos aprendimos se está cayendo. Y en ese camino de reinventar el amor podemos sentirnos solas, frustradas, confundidas; pero avanzaremos, a veces a ciegas, superando temores y mandatos, con la certeza de ir en busca de algo que nos hará bien, a nosotras y al mundo. “¡Ahhhhh, bueeeee, tan épica te ibas a poner! ¡Ahora hay que ser Danaerys Targaryen con todos sus dragones para descubrir qué es el amor!” (Otra vez la vocecita) Ok, ok, le bajo un cambio: Y en ese camino también es válido ir construyendo algunas certezas que nos den cierta tranquilidad, aunque sean provisorias. Hoy me quedo con esta: amor es cuando no tenés que explicar ni los chistes ni el peronismo.

¡Hasta la victoria, always!

Florencia Ordóñez nació en Córdoba el 8 de marzo de 1977. Es licenciada en cursillos de nivelación y posee un doctorado en abandono de carreras universitarias. Escribe, publica libros propios y ajenos desde el sello Malasaña Ediciones, hace stand up, coordina talleres de escritura; ha incursionado en la actuación y el teatro de títeres. También se ha desempeñado en varios trabajos decentes de los que fue oportunamente despedida. Políticamente se define como feminista silvestre y anarco-peronista.

22

Abr
2019

Sin comentarios

En Amor

Por Noe Sánchez

Del amor

En 22, Abr 2019 | Sin comentarios | En Amor | Por Noe Sánchez

 

llovía adentro

contra el pánico

vaquitas de san antonio

polenta con pajaritos

y hojas de palán palán

 

en el grupo la gran mayoría son mujeres:

                         la suerte es mi patrimonio

(no comen ni beben)

se les mojaban los abrazos

en casos menos

cartografías de un minúsculo planeta

un perfume a inciensos

ancestrales y milenarios

embrujado

ha hablado con cada monstruo

-¿Y vos cómo hiciste para no dejar de sonreír?

 

se largó la lluvia

Yolanda se está empapando

el desierto florece

los árboles me dan aire

los estudiantes se organizaron en grupos de tres personas

apapachaditos después de todos los golpes

el segundo viaje de la luciérnaga

un poco dueña del mundo y tu sonrisa

 

ayer compré el diario y nadie me leía el horóscopo

su promesa

el furor de la lluvia

Yolanda

las mujeres somos fuertes

vamos todas juntas

a algún lado

la belleza

traga

siente cómo el estómago le agradece

vuelve a morder y mastica

y mastica y mastica mirando

escuchando la lluvia allá afuera

qué poder

 

C.

Camila García Reyna nació el 27 abril de 1987 y es cordobesa criada en Cruz del Eje y Arroyito. 

Escribe sobre todo poesía. También juega y por eso publica libros y recita y lee, y participa de puestas teatrales y musicales, y coordina talleres de escritura y tejido para adultos, y de lectura y escritura lúdica para niños. Es Licenciada en Letras Modernas y apasionada por el mate y la comida deliciosa. Es un poco solemne, una pena, pero como se lo permite también se divierte con eso.

En este espacio de amor habrá una porción de poesía que es una forma de aprender la paz, de reconocerse, de recordarse, de entregarse, de compartirse siendo. Un deseo de encontrarse en las hermanas, de respetarse, de estarse queriendo, de respirar lo que elegimos, confiadamente, un poco más alegres cada vez.

16

Abr
2019

Sin comentarios

En Amor

Por Noe Sánchez

Jardín

En 16, Abr 2019 | Sin comentarios | En Amor | Por Noe Sánchez

No importa

que el jardín

reconozca

la mano

que lo cuida.

No sé

si importa

que un cuerpo

reconozca

a otro.

Con vos

no sé qué

importa

pero

llegás a la casa

y como el jardín bajo la lluvia

me amplío.

(Graciela Cros)

Sayi Paris Cavagnaro, nació en Mendoza en 1988, pero comenzo a crecer en Traslasierra, en un lugarcito llamado El Huaico, y de ahí siente que es.
Estudió Artes Plásticas en la UNC y dibuja y baila y hace visuales acompañando músicas y cuerpas..
Hoy sigue creciendo, entre viajes y esta Córdoba que nos une, entre estxs hermanxs con lxs que crea, entre esta fuerza feminista que nos obliga a revisarnos y deconstruirnos, entre estas líneas que no paran de brotar..

Inst: sayiyisa
Facebook: Sayi Ilustraciones y otras hierbas

_

10

Abr
2019

Sin comentarios

En Amor

Por Noe Sánchez

Venus o Afrodita

En 10, Abr 2019 | Sin comentarios | En Amor | Por Noe Sánchez

Venus o Afrodita para la mitología griega, son el placer y la sensualidad. En astrología simboliza el medio para satisfacer el propio deseo, es decir aquello anhelado. Desde la psicología sabemos que el deseo es inagotable y que puede reposar en innumerables objetos.

Al ser una energía femenina (yin) indica que la forma de conseguir lo que deseo es atrayéndolo hacia mí. Este principio de la naturaleza se puede apreciar en las flores. Ellas son venus encarnadas y se encargan de que los insectos las polinicen, es decir se sientan atraídos para extraer su néctar.

¿Qué hace la flor? Simplemente es. Desprende aromas, muestra sus colores, encanta con su belleza.

Pero hay un problema que nos exige deconstrucción. Nos han enseñado por años que el amor se vive solo en relación a los otros y en especial con la pareja. Este aprendizaje cultural ancestral nos deja incompletos. Así normalmente esperamos que el otro nos diga a través de su amor cuánto valemos. Esta acción implica un fraude hacia nosotros mismos al otorgarle el derecho de indicarnos nuestra valía.

En un juego de proyecciones, venus nos muestra lo que los demás pueden ver y hace que quieran estar cerca. Es un planeta fundamental para armonizar las relaciones y en especial para reconciliar la parte interna que indica el propio placer y lleva con su impulso a compartirlo con otros.

Venus invita a conectar con lo precioso que habita dentro, es decir con el valor personal. También con lo que consideramos importante y vital. Habla de lo que nos enciende, del lugar donde hacemos contacto, vemos el destello y producimos la magia.

Lo importante es aprender a vivirlo internamente. En esto nos ayuda la astrología como una herramienta de autoconocimiento mostrándonos lo que produce placer, es decir aquello donde la propia energía se expande y esto solo se conoce a través de la experiencia.

¿Qué enciende tu energía? ¿En qué momentos sentís auténtica vitalidad? ¿Qué atributos del otro te complementan? ¿Cuánto damos y recibimos? ¿Cómo nos vinculamos? ¿Qué heridas del pasado activamos en el encuentro con otro?

Encendé tu venus natal, irradia el amor que solo tu ser puede dar y descubrí qué flor te habita.

 

 

Bridget Hafford Ferreyra nació el 5 de febrero de 1986 en Comodoro Rivadavia, Chubut. Es licenciada en psicología. Apasionada por la salud mental, la comunicación y la astrología. La impulsa el conocimiento que lo vuelve carne y puede compartir con otros. Apuesta como camino a la libertad la emancipación propia a partir del autoconocimiento.
Actualmente trabaja en psicología clínica desde el psicoanálisis.

Federica Jachymiak Cordobesa, artista visual, dibujante, ilustradora, escultora, autodidacta en animación. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista, disfruta de habitar en ferias, Impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes.

Contacto: fede.jachymiak@gmail.com

Instagram: fedenbici

 

 

03

Abr
2019

Sin comentarios

En Política

Por Noe Sánchez

¿Anti concepción o inhibición de espermas?

En 03, Abr 2019 | Sin comentarios | En Política | Por Noe Sánchez

Sabemos sobre cómo usar la luna a nuestro favor para no fecundar óvulos, que plantas usar, como abortar, con pastillas o sin ellas. Los espermas fecundan a los óvulos ¿verdad?  ¿Y si inhibimos los espermas? O ¿tenemos sexo de formas nuevas? Sin la cotidianidad impuesta de la penetración y la eyaculación..? Es escasa la información que se encuentran en las redes sobre estos temas, son más bien, de los saberes populares y las experimentaciones individuales que viene aquí este escrito.

La inhibición de los ANDRO-GENES

Los andrógenos son hormonas, llamémosle sustancias, que al ser inhibidas hacen que el semen sea de color transparente y no fecunde. (Lo que no te hace infértil, al dejar de tomar las plantas el semen vuelve a tener el color y espesor que tenía)

Las plantas que pueden usar para inhibir esta sustancia son :

Hierva buena  (es la más usada y verificada hasta ahora para la inhibición)                                             

Equinacea                                  Hinojo                                  Flor del coliflor

Cimicifuga racemosa                Sauce llorón                   

Zaus gatillo                                 Trébol rojo

INGESTA DE TINTURAS MADRES: tres veces al día, con el estómago vacío. Su peso en gotas, por ejemplo si peso 60 kl. Lo divido en 3 y daría 20 gotas a la mañana 20 a la tarde y 20 a la noche, y así completa 60.

Estas dentro de las miles de plantas que podemos encontrar en el buscador como “plantas anti-androgénicas” fueron usadas en tratamientos para los calores menopaúsicos, el desarrollo de la barba en cuerpos útero portante y la “corrección de características sexuales”.

Es importante saber que no se atrofian los testículos, solo están siendo usados para otra cosa. El semen sirve para muchas otras cosas independientes a la fecundación, hay medicinas y fertilizantes que podemos hacer con nuestros fluidos.

Apropiándonos de este conocimiento lo podemos usar y verificar como actúa. Es importante acompañar el tratamiento con atención, al inhibir la testosterona de un cuerpo con testículos las emociones afloran, la sensibilidad, las ganas de llorar por alegría o por dolor salen sin poder ser contenidas, la escucha, la atención, la introspección. Cualidades que las medicinas alternativas nos las han mencionado como “femeninas”. Y aquí un punto curioso e importante. ¿Será que este conocimiento no es tan accesible por miedo a que los hombres se feminicen?

¿Es natural que las personas que menstruamos nos ocupemos de nuestros ciclos?, y casi ningún interés aparece con respecto a los cuerpos testículo portantes, uso este término para no generalizar y  hablar solo de hombres, pero si, si hablemos de ellos.

 Los hombres y sus ganas de conocerse. Las ganas de desarrollar su sensibilidad, de ser afectuosos con sus espermas, y con esto del afecto me refiero a consientes, consecuentes, atentos.

 Atentos! , desinhibidos en la  relación a sus ciclos y sus emociones.

La humanidad entera esta inhibida eso claro está, las épocas obscurantistas ya nos marcaron bastante, el asco a la menstruación a nuestros pelos. Pero ellos sí, si pueden estar ajenos a todo eso porque parece ser “natural” que no sepan porque nadie se los explico o les dio la información. Y ese es un lugar cómodo, El de no buscar, no cuestionar, no accionar.

No estoy enojada, para nada, solo te expreso que nadie es víctima aquí, toda persona que sabe que un esperma fecunda, puede hacerse más preguntas.

Las personas trans hemos buscado información hecho y deshecho tabúes. Esta experimentación de la hierba buena y la alimentación consiente para el desarrollo de las mamas en cuerpos testículo portantes (mencionado en el texto de “¿Qué es la ginecomastia”) nace en nuestras cuerpas. Y dando a verificar que no pasa nada “malo” si inhibes tus espermas, al contrario!

Históricamente los hombres han marcado nuestros cuerpos con sus nombres y “descubrimientos” como las trompas de “Falopio”.

Podríamos las personas ser un poquito más … ¿curiosas?

Un cuerpo con útero se puede embarazar una vez al año, y un cuerpo que produce espermas puede embarazar más de una vez por día.

Usemos los saberes con conciencia.

Compartamos los conocimientos.

 

María José Brizuela, llamada “La Fe” por algunes, es nacida en Córdoba en 1995 de madre peruana y padre gitano-argentino, criada en Lima Perú, vivida en la cordillera post apocalíptica, estudió violín en los semáforos, recibida en la universidad de la supervivencia, participa del teatro como música en escena , toca sus composiciones musicales en bares y centros culturales donde sus creaciones son tocadas desde esa niña que es , que fue, y empaña de realidad trava cada nota, ilustradora, yuyera, buscadora sin fin.

27

Mar
2019

Sin comentarios

En Política

Por Noe Sánchez

8M

En 27, Mar 2019 | Sin comentarios | En Política | Por Noe Sánchez

primero íbamos llorando
pidiendo permiso pa que no nos maten
íbamos a encontrarnos para llorar juntas
vestidas de luto
una se hacía una úlcera en la córnea de tanto mirar el dolor nuestro
otra tenía tanto miedo que no volvía sola de noche a casa 
en los papeles todo estaba bien y mal
dependiendo el papel
si era de diario o de leyes
y nosotras salíamos de los pozos de las cuevas del recuerdo
de los patrones tóxicos arrastrados
de aprender en las últimas y a los golpes
nos veíamos y nos abrazábamos
porque estábamos vivas
porque estamos vivas
porque estaremos vivas
pero pasaron cosas
pero pasaron fuerzas adentro del corazón
colores
multitudes
fiestas de ser nosotras
un huracán una marea
niñas venían entre todas
adelante
atrás
brillos y danzas
autodefensa
límites
poemas cantados en la boca
bellezas para ver
risa en el aire
pasaron cosas
planetas alineados
era de acuario
femenidad consciente
despertando
del sopor
a las dormidas
y una a la otra
y otre a la una
reconocidas 
fuerza
ocupando el poder
juntas
estratégicas
certeras
con la flor y el arco
la diplomacia y el pan
el arte
de tomar la calle
C.

 

Camila García Reyna nació el 27 abril de 1987 y es cordobesa criada en Cruz del Eje y Arroyito. Escribe sobre todo poesía. También juega y por eso publica libros y recita y lee, y participa de puestas teatrales y musicales, y coordina talleres de escritura y tejido para adultos, y de lectura y escritura lúdica para niños. Es Licenciada en Letras Modernas y apasionada por el mate y la comida deliciosa. Es un poco solemne, una pena, pero como se lo permite también se divierte con eso. En este espacio de amor habrá una porción de poesía que es una forma de aprender la paz, de reconocerse, de recordarse, de entregarse, de compartirse siendo. Un deseo de encontrarse en las hermanas, de respetarse, de estarse queriendo, de respirar lo que elegimos, confiadamente, un poco más alegres cada vez.

Sayi Paris Cavagnaro nació en Mendoza en 1988, pero comenzó a crecer en Traslasierra, en un lugarcito llamado El Huaico, y de ahí siente que es.
Estudió Artes Plásticas en la UNC y dibuja y baila y hace visuales acompañando músicas y cuerpas..
Hoy sigue creciendo, entre viajes y esta Córdoba que nos une, entre estxs hermanxs con lxs que crea, entre esta fuerza feminista que nos obliga a revisarnos y deconstruirnos, entre estas líneas que no paran de brotar..

21

Mar
2019

Sin comentarios

En Política

Por Noe Sánchez

No se cae, lo tiramos

En 21, Mar 2019 | Sin comentarios | En Política | Por Noe Sánchez

“Quizá no se trate en realidad de quién puede poseer a quién, de quién puede hacer qué a quién, incluso matarlo, sin ser castigado. Quizá no se trate de quién puede sentarse y quién tiene que arrodillarse o estar de pie o acostarse con las piernas abiertas. Quizá se trate de quién puede hacer qué a quién y ser perdonado por ello. No me digáis que significa lo mismo.”
(Margaret Atwood, El cuento de la criada)

Tengo un novio machista. El otro día me dijo: Gordi, cuando tengamos hijos yo te voy a ayudar a cambiarle los pañales y darle la mamadera y todo lo demás.

Ayudar, dijo.

Como comprenderán, eso desató una terrible discusión.

¡Ayudar, dijo!

Justo cuando me estaba yendo a la marcha del 8 de marzo, él dijo “ayudar”.

-Mi amor, escuchame una cosita. Acercate así no te tengo que gritar. Se supone que a ese hipotético ser humano lo vamos a fabricar juntos. Vos y yo, formando una familia. Vos vas a ser el papá, yo la mamá…va a ser hija o hijo de ambos. ¿Me podés explicar un poquito el concepto ese de ayudar?

-¡Ay, con ustedes las feministas no se puede hablar, no hay poronga que les…!

-¡Pará, pará, pará, pará, Roberto! Pensemos en una situación hipotética donde ese imaginario bebé ya haya nacido. La cosa sería más o menos así: yo tuve a este ser durante nueve meses en la panza, lo parí, me aguanté los vómitos, los mareos, las contracciones… Pero eso no es nada: Me aguanté el maltrato de los médicos, “Uy, a tu edad…va a nacer ciego y sin piernas”. Pero eso no es todo…me tuve que aguantar que mis amigos, familia, compañeros y compañeras de trabajo…me regalen esos bolsos de mierda, acolchados y con estampado de conejitos, “piri lis quisitis dil bibí” ¡Chiques!, estoy por ser mamá, no por empezar salita de cuatro. No tengo una sola cartera como la gente y me vienen con bolsos de conejitos. Diez tengo: cinco rosas y cinco celestes. Porque parece que no existe otro color para las cosas de los pendejos. ¡¡¡Lo voy a cargar yo el bolsito!!! ¿No me podían regalar algo de una estética más adulta? No les pido un supremo esfuerzo de imaginación. Un bolso negro de cuero está bien. Marrón, vaya y pase. Con flecos, con tachas, me la banco si no queda otra, pero ¡¡¡conejitos!!! Mención aparte para una persona de mi familia que no voy a nombrar, que me regaló un jardinerito de esos con panza. Hay tres cosas que le han hecho mierda la cabeza a mi generación: el terrorismo de Estado, las drogas y la moda esa de los jardineritos. Desde los cinco años que no uso jardinerito ¿Qué se piensan, que te embarazás y te brota el mal gusto? Por suerte la criatura ya nació, está sanita, hermosa, tiene todos los dedos de pies y manos, así que vos encargate de darle la mamadera, de cambiarle los pañales, de ponerle las vacunas, conseguirle escuela…todas esas cosas que se hacen con los niños en las sociedades capitalistas. Cuando tenga diecisiete años más o menos me avisás y conversamos lo del viaje a Bariloche, discutimos si universidad pública o privada… si necesitás que te pase guita, contá con eso. Pero tampoco exageremos…soy una artista independiente, hago lo que puedo. Gracias por la onda loco, la verdad que me re ayudaste con tus genes, nos salió hermosa la personita esta. Sos una masa, chabón. Te dejo porque tengo una vida. Nos hablamos, ¿dale?

¿Ves, Roberto? Eso sería “ayudar”.

Y muy oronda, peluca lila y glitter mediante, me fui a la marcha. Para descubrir horrorizada que:

Tengo un compañero de militancia machista. Estábamos en la marcha y le tocó una teta a una flaca que pasaba ¿vieron que hubo un grupo de chicas que marcharon en tetas? Bueno, a una de esas. Se dio cuenta de que había echado moco y como para arreglarla, le dice: “Perdoná, flaca, me tenté”. 

Me tenté. 

Lo agarraron entre cuatro compañeras: una del sindicato de docentes, una socorrista, una de las que marchaban en tetas y una que creo que era del PV. Peronismo Vegano. Lo peor de todo es que tuve que meterme a defenderlo al boludo este porque casi lo matan. Casi lo matan a palabras, a conceptos… Le gritaban: “¡Patriarcal!”, “¡Mi cuerpo es mío!”, “¡Lo personal es político!” Imagínense si en esas circunstancias el compañero se lastimaba, se desmayaba o lo que fuera…ya iban a salir los machistas a decir “¡Vieron, de la violencia hacia el varón nadie habla!”,  “¿Para cuándo el día del hombre?” Porque son un bloque: peronistas, troskos, jipis, veganos…no importa. Los machistas son un bloque. 

Me fui a la mierda de ahí, sin saber muy bien qué hacer, imagínense, por un lado una marcha feminista plagada de machos, por otro lado volver a casa y escuchar a Roberto hablando de “ayudar”. Me fui a un bar.

Después de la quinta cerveza me encontré sosteniendo esta conversación con un grupo de desconocidas (leáse con dicción pastosa y a los gritos, por favor):

– Vivo en una provincia machista donde un 70 por ciento del padrón votó a un presidente que es el más machista de todos y dice que a las mujeres nos encanta que nos miren el culo por la calle y nos griten cosas. Un presidente tan machista que despide trabajadoras, que le baja la jubilación a tu vieja, a tu abuela, a vos… Pero no hay que quejarse, chicas, no seamos tan mala onda. Valoremos las cosas buenas que el estado hace por las mujeres. Por ejemplo hoy en día en Córdoba mientras tu ex marido golpeador que vive a media cuadra a pesar de la medida de restricción te caga a trompadas, podés apretar el botón anti pánico y te va a cagar matando igual. Pero va a quedar registrado y hasta va a salir en La voz del interior. Hay que ver el vaso medio lleno, mujeres. Antes no éramos nada. Hoy, somos un dato estadístico. 

Después de lo cual me tomé el último vaso medio lleno. Lo sucedido después es confuso: hay quien dice que vomité las pelucas de toda la concurrencia y luego perdí el conocimiento. Otras versiones afirman que me sacaron en andas del local al grito de “¡Y sííííí, señoooooor / vamos a llenar de machos el paredóóóóóón!” Es posible que todas las versiones sean falsas.

Espero no haber aburrido al público lector con esta lamentable crónica. Me sirvió para pensarnos a nosotras las mujeres en la lucha contra el patriarcado. Porque está más que claro que lo personal es político (aunque mi compañero de militancia y tantos otros no lo entiendan) y que el primer frente de lucha es nuestra casa, nuestra cama y nuestra conciencia. Pero eso no es todo en esta lucha. También lo es salir a la calle, organizarse con otras, disputar espacios de poder; muchas veces dialogando con lógicas patriarcales que no nos representan, definir qué espacios queremos que sean mixtos y cuáles no, tener una voz pública y poder de decisión real. Porque queremos igualdad; queremos aborto legal, seguro y gratuito; porque la cultura de la violación y el femicidio tienen que terminarse, porque la violencia simbólica en los medios masivos de comunicación también vulnera nuestros derechos, porque estamos hartas de que nuestra opinión, nuestros saberes y nuestro trabajo valgan menos que los de un hombre. Por todo esto y tantas cosas más, la política, desde el lugar en que cada una la entienda, es la salida. El partido, el sindicato, el centro vecinal, las organizaciones sociales, los espacios de feminismo y diversidad, los colectivos artísticos, el centro de estudiantes, el equipo de fútbol, la feria del barrio y hasta la cooperadora de la escuela son espacios desde los que podemos construir una visión del mundo más igualitaria y justa. No se va a caer. Lo estamos tirando con organización.

¡Hasta la victoria, always!

Florencia Ordóñez: nació en Córdoba el 8 de marzo de 1977. Es licenciada en cursillos de nivelación y posee un doctorado en abandono de carreras universitarias. Escribe, publica libros propios y ajenos desde el sello Malasaña Ediciones, hace stand up, coordina talleres de escritura; ha incursionado en la actuación y el teatro de títeres. También se ha desempeñado en varios trabajos decentes de los que fue oportunamente despedida. Políticamente se define como feminista silvestre y anarco-peronista.

Federica Jachymiak: Cordobesa, artista visual, dibujante, ilustradora, escultora, autodidacta en animación. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista, disfruta de habitar en ferias. Impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes.

Contacto: fede.jachymiak@gmail.com

Instagram: fedenbici

14

Dic
2018

Sin comentarios

En Cuerpo y poder

Por Noe Sánchez

Para las que se juntan

En 14, Dic 2018 | Sin comentarios | En Cuerpo y poder | Por Noe Sánchez

Cuerpas / Federica Jachymiak

Para las que se juntan.
Las que dedican un rato de sus vidas a las otras.
Para las que van. Para las que marchan, las que se organizan, las que están ahí cuando se arma la ronda.
Las que están ahí cuando a una de nosotras le surge compartir alguna cosa tremenda, que le ha pasado -o le pasa- en este contexto hostil en el que transcurrimos.
Para las que se hacen eco. Y transforman una voz cortada en un grito multitudinario. Haciendo que lo que puede un cuerpo se vuelva infinito.
Para las que hacen con lo que tienen, lo que pueden. Lo mejor que pueden, lo más que pueden. No faltará quien diga cómo no hicieron esto o lo otro. Cómo no luchan así o se defienden asá.
Más todavía, las que hacen juntas. Habiéndose mirado previamente. Habiéndose abrazado. Las que pensaron juntas y se aunaron. Todas ellas. La potencia de llevar el cuerpo donde las demás. Superar la inacción y el hashtag. Formar parte de la ronda.
Una fuerza terrible que hará cambiar la historia está viniendo de ustedes, del fuego interno de sus entrañas latiendo. Del fuego que están recuperando en sus cuerpas.
Sexuales, completas, íntegras en su poder, a pesar del dolor, vivencian que son sólo suyas, dueñas de su placer, responsables de velar por su propio cuidado.
Y al levantar la mirada renuevan la realidad con su visión curva, que abraza en vez de ver desde arriba. Destruyen en ese acto las jerarquías de la violencia.
Ellas están despertando a las tribus que son la esperanza de la Vida.


Noelia Sánchez: nacida en el norte santafesino, estudió trabajo social en Córdoba donde además se encontró con seres que la animaron a creer que es posible crear realidades más amorosas. Gestadora de Flor de Luna, co-labora con muchas mujeres cotidianamente. Vive actualmente en Tostado, Cordoba y Agua de Oro. Gusta de crear, confía plenamente en el poder de las mujeres.
Federica Jachymiak: Cordobesa, artista visual, dibujante, ilustradora, escultora, autodidacta en animación. Realiza trabajos individuales y grupales en diversos formatos y lenguajes artísticos. Feminista, disfruta de habitar en ferias, impulsada por el amor a la autogestión, la bici y el entrecruce entre las artes.

Contacto: fede.jachymiak@gmail.com

Instagram: fedenbici

Tags | , ,